Ir al contenido principal

Chapingo: Queremos clases y garantía para ejercer derechos laborales



El 20 de febrero del presente se realizó una manifestación, convocada por el Comité Ejecutivo Estudiantil (CEE), al interior de la Universidad Autónoma Chapingo, entre las diferentes demandas destacaban el no a las huelgas y la defensa del derecho a la educación, todo esto en un aparente enfrentamiento entre estudiantes y sindicatos (principalmente contra el Sindicato de Trabajadores (STUACh); finalmente la protesta terminó con realización de una reunión estudiantil y el acuerdo de realizar una “huelga estudiantil a puertas abiertas”.
Existe un justo descontento dentro de la comunidad por la reiterativa perdida de clases, pero que erróneamente se ha descargado contra los sindicatos. Muchos estudiantes creen que las huelgas son culpa solo de los sindicatos, sin embargo, desconocen que detrás hay meses de negociaciones entre las autoridades universitarias e instancias federales como la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y la Junta de Conciliación y Arbitraje, al no haber acuerdos suficientes los sindicatos ejercen casi como último recurso su derecho a huelga.  

De manera equivocada se ha puesto en disyuntiva el derecho a la huelga y el derecho a la educación, olvidando que ambos son conquistas del pueblo, ambos conquistados durante la Revolución Mexicana. ¿A qué responde el rechazo de los estudiantes a la huelga? De manera breve podemos decir que es el resultado del distanciamiento de la UACh con sus ideales revolucionarios plasmados en la Acta de Inauguración de 1923, pese al desgastado discurso de “preparar los agrónomos que México necesita” nuestra educación es cada vez más acorde a los intereses de los empresarios, en general nos educan, aunque no nos demos cuenta, para salir al campo a mandar “para ser patrones”, esto es parte de un silencioso proceso de elitización reflejado principalmente en los cambios de planes de estudios, carga académica y el proceso de admisión.

La llamada huelga estudiantil terminó 4 días después con la promesa de rectoría de apoyar en la elaboración de un amparo, apelando en la supuesta violación del derecho a la educación por las huelgas; hasta el momento no hay un resolutivo. El 6 de marzo, después de varios emplazamientos, inicio la huelga del STUACh, así se demostró que pese a los intentos de enfrentar a los estudiantes y trabajadores para evitar la huelga, la única solución al conflicto laboral es resolver las demandas del sindicato.

A los estudiantes nos queda exigir el pronto regreso, que las distintas partes pongan de su parte para el éxito de las negociaciones, pero más importante es exigir la participación de los estudiantes en la toma de decisiones de la universidad, terminar con la corrupción y gastos innecesarios del presupuesto universitario y un combate real contra la violencia entre estudiantes, trabajadores y profesores, principalmente hacia las mujeres. Solo así tendremos un ambiente ideal para el desarrollo de la UACh.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La situación actual de la UNAM y el movimiento estudiantil

En semanas recientes, nos hemos encontrado con hechos muy sonados mediáticamente y que giran en torno a la Universidad Nacional Autónoma de México, siendo esto el mero reflejo de la situación de la educación pública a nivel nacional, de forma específica a problemas que atañen a la educación media superior y superior. Un acontecimiento en la mira de diversos grupos de interés político y el cual tomamos como punto de referencia para enunciar todas las situaciones desatadas fue la de la elección del Rector de ésta universidad, cabe resaltar que al tener en cuenta los posibles candidatos a ocupar el cargo se fueron descartando de a poco algunos de los más sonados hasta terminar en una terna conformada por Angélica Cuéllar Vázquez, Enrique Luis Graue Wiechers y Pedro Salazar Ugarte, la primera Directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, el segundo el Rector en el cargo en aquel momento y por último el Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas. La constante ent…

¿Cómo debemos actuar los revolucionarios en las redes sociales?

En la fase actual del capitalismo el desarrollo de la informática ha permitido que la producción y circulación demercancías sujete cada vez mása la clase obrera, la juventud y los pueblos,incrementando la explotación, moldeando el consumo de las masas y modificando las relaciones sociales. A través de la informática los grandes monopolios han encadenado más a los trabajadores permitiendo que produzcan más en menor tiempo a través de la automatización, puedan estar inmersos en el proceso productivo o de consumo de manera remota a través de dispositivos móviles o fijos, permite que la explotación pueda ir más allá de la jornada laboral y con el naciente desarrollo de plataformas y redes sociales, se sujeta al trabajador por fuera de cualquier regulación, con nulos derechos laborales. Las redes sociales en la actualidad como el resto de medios de comunicación, articulan una conciencia colectiva que es encaminada por el sistemacapitalista a fortalecer el consumo, profundizar la enajenación …

La 4T quiere administrar la prostitución

El 17 de septiembre aprobarán la propuesta de Ley de Trabajadores no asalariados, que pretende regular la prostitución así como planea regular a los vendedores ambulantes en la Ciudad de México.Los diputados y diputadas de Morena, Temístocles Villanueva y la diputada Diana Sánchez Barrios presentaron su propuesta de ley.

Esta ley busca legalizar el sexoservicio, prohíbe los cobros por uso del espacio de la vía pública. Sin embargo, se plantea que las autoridades cobren una tarifa única a las personas que dan servicios sexuales en la ciudad, además, quienes se dediquen a esta actividad deberán obtener una licencia para desempeñar su labor mediante la cual podrán obtener preservativos en cualquier centro de salud, tendrán derecho a un seguro de desempleo por enfermedad, incapacidad o discapacidad.  A pesar de todo, sabemos que estas mujeres y hombres dedicados al servicio sexual no tienen ni tendrán derechos laborales, salario mínimo estandarizado, vivienda propia, prestaciones ni pensión…