Ir al contenido principal

Las obreras del movimiento 20/32 y el registro del sindicato nacional

El 26 de junio la secretaria del Trabajo y Previsión Social expidió la toma de nota del Sindicato Nacional Independiente de Industrias y de Servicios Movimiento 20/32 a la abogada Susana Prieto Terrazas. Esto sucedió después de una larga lucha callejera iniciada desde el 12 de enero de este año con paro laboral y el 25 con entallamiento de huelga general en Matamoros; luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara y no cumpliera el incremento del 100% al salario mínimo a todos los trabajadores de la zona fronteriza. La patronal retuvo el incremento y el bono que anualmente se les otorgaba a la clase obrera de Matamoros.
 
Fue por la lucha organizada, la oleada de huelgas se articuló en asamblea general lo que superó la capacidad de la patronal y sindicatos charros, así los trabajadores de 90 centros de trabajo obtuvieron el 20% de aumento salarial y bono único de 32 mil pesos. Las huelgas obreras en Matamoros destaparon la corrupción de los sindicatos que están a favor de lo intereses de la burguesía, como lo son el SJOIIM, el SITPME y el STIME, enfrentando fuertes cuestionamiento de sus agremiados. La CTM que agrupó los 3 sindicatos mencionados anteriormente se llevan el 70% de la cuota que los trabajadores aportan al sindicato dejándolos a ellos sólo con el 30%. Así, nació la necesidad de conformar un sindicato que representara los intereses reales de los trabajadores. Ni los despidos ni el acoso laboral desmovilizaron a la clase obrera, gran aceptación a los cuatro candidatos independientes, dos obreras sin registro para diputados locales. 

Estas experiencias de lucha no acaban, el 30 de junio fue la primera afiliación masiva de los trabajadores al sindicato 20/32 en la asamblea convocada. Sin duda este movimiento y su sindicato representan un parte aguas a la lucha obrera en todo el país. Es importante resaltar estas victorias y visibilizar las demandas pendientes, más cuando el 65% de la mano de obra son mujeres, migrantes, madres de familia, cabezas del hogar; ellas son un ejemplo para todas las trabajadoras del país, de jornadas de explotación y vejaciones en las maquilas para continuar con las labores domésticas en el hogar, sin guarderías, salen a altas horas de la noche o entran de madrugada dependiendo el turno trabajando de 40 a 50 hrs. a la semana. Estas condiciones de precariedad motivaron a las obreras a participar en la lucha lado de sus compañeros trabajadores para conseguir la victoria y así tener mejores condiciones de vida para su familia. 

Con esta victoria las obreras hacen un llamado a las mujeres de la industria y de servicios, como las trabajadoras de seguridad, las trabajadoras domésticas, a afiliarse en todo el país, a extender esta victoria para ganar muchas más, solo pagarán el 1% de cuota al sindicato, el contrato colectivo de trabajo se hace respetar, lo que conlleva a tener una herramienta democrática y representativa para luchar por mejoras laborales, como prestaciones durante su tiempo de trabajo y jubilación. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

1968-2018 levantemos las banderas del movimiento estudiantil

¡Fuera Graue! ¡Vamos por la democratización de la UNAM!

M. Benedetti "La cultura del hombre de acción y la creación intelectual"

Por lo pronto, hay numerosas acepciones para el término acción en su correspondencia con la creación intelectual: desde identificarlo con la obra misma del escritor, ya que ésta es su acto de expresar, hasta definirla como la extrema práctica revolucionaria, pasando por una amplia gama de instancias laborales, sociales y políticas. No creo que sea la primera acepción- el mero acto de expresar- lo que hoy movilice o monopolice el tema, pero aún así conviene dejar una brece constancia. En nuestros países suele darle una actitud particular en relación con el intelectual. El hombre de acción, término que a veces se identifica con el de hombre político, en sus relaciones con el intelectual suele oscilar entre una exaltación superficial y una indiferencia casi menospreciativa.  Para el político crudamente conservador, reaccionario, el intelectual y el artista son casi siempre un estorbo, ya que aun en los más prudentes casos, formulan interrogantes de engorrosa respuesta, siembran dudas incóm…