Ir al contenido principal

LA ENSEÑANZA DE LOS FUNDAMENTOS DEL MARXISMO LENINISMO



LA ENSEÑANZA DE LOS FUNDAMENTOS DEL MARXISMO LENINISMO EN LOS CENTROS DE EDUCACIÓN SUPERIOR

DISCURSO PRONUNCIADO EN LA ASAMBLEA DE ESTUDIANTES Y PROFESORES DE LA ESCUELA SUPERIOR DEL PARTIDO, ANEXA AL COMITÉ CENTRAL DEL P. C (b) DE LA URSS

31 DE AGOSTO DE 1945
Por Kalinin
 
Camaradas: El papel decisivo desempeñado por la Unión Soviética en la conquista de la victoria sobre el fascismo, así como el poderío militar y económico demostrado por nuestro país en la segunda guerra mundial, han constituido una sorpresa, como es notorio, para muchas personas en el extranjero, que quedaron muy asombradas, y alguna que otra hasta desagradablemente sorprendida. Pero es un hecho, que hoy no solo reconocen nuestros aliados, sino también nuestros enemigos; lo reconoce toda la humanidad.
Podemos decir que también han sido reconocidos en todo el mundo la genialidad del jefe del pueblo soviético y el talento de sus colaboradores en el terreno político, diplomático y militar, económico, cultural y organizativo.

Las grandes victorias del pueblo soviético en la Guerra Patria causaron una profunda impresión en el público extranjero y originario un verdadero viraje en su actitud hacia la Unión Soviética. En todo el globo terrestre no existe hoy un país que despierte tan profundo interés en el extranjero y que sea observado con tanta atención como el nuestro. Mucha gente de allende las fronteras, que antes creía todas las calumniosas fábulas respecto a la Unión Soviética, ha renunciado al viejo concepto que tenía de nuestro país como de una especia de Estado “Totalitarios”, es decir, de un Estado donde se encadena toda idea y toda actividad independiente del hombre.
El mundo entero ha podido ver con sus propios ojos en los momentos más difíciles para nuestro país se han desplegado en él con extraordinaria amplitud y del modo más pleno y eficaz las fuerzas creadoras, la iniciativa y el ingenio de nuestro bien dotado pueblo. Todo eso no solo se ha podido observar en la conducción de la guerra, sino, literalmente, en todas las ramas de la vida del Estado. ¿Hay un solo país, entre los más democráticos del extranjero, que conozca algo parecido? 

Allí todo esto ha consternado a unos y ha despertado en otros un profundo interés y el deseo de estudiar atentamente el sistema soviético, de conocer sus instituciones y sus hombres.
¿Y el heroísmo de nuestro ejército rojo, su lucha abnegada y su inaudito valor en la defensa de la Unión Soviética? ¿Y el heroísmo revelado en el trabajo por nuestra retaguardia, el esfuerzo intenso y abnegado de las mujeres, de los adolescentes y de los viejos, muchos de los cuales ya estaban jubilados, pero que en los días de la guerra retornaron voluntariamente al trabajo? ¿Puede haber algo parecido en cualquier otro país que no sea la encarnación de la democracia genuinamente popular? Todo esto demuestra que nuestro pueblo es absolutamente fiel al Poder soviético, que ha luchado y siempre está dispuesto a luchar hasta el fin, hasta la última gota de sangre, por el régimen soviético. Todo esto no ha podido por menos de fijar en la Unión Soviética la atención del resto del mundo.

¿Qué ocurre en nuestro país?
La sangrienta guerra, preñada de mortal peligro para nuestra liberta, independencia y existencia como Estado demostró a nuestro pueblo, incluso a la gente más atrasada de las provincias remotas, que, de no haber sido por el Poder soviético, por la construcción del socialismo en la URSS, no de haber sido por la dirección del Partido Comunista y del camarada Stalin, la cosa hubiera terminado con una terrible catástrofe.
Nuestro pueblo jamás ha tenido como ahora tan plena y clara conciencia de todas la ventajas y de la superioridad de esta nueva democracia que él ha edificado con sus propias manos.
No han existido seguramente en la historia circunstancias más favorables parpara las vastas masas trabajadoras asimilen la doctrina marista. En efecto: si en momentos de grandes adversidades el pueblo ha dado muestras de una fidelidad tan profunda a la Unión Soviética y se ha fundido tan sólidamente con el régimen soviético (que ideológicamente se basa en la doctrina de Marx, Engels, Lenin y Stalin), se comprende muy bien que el momento actual es, desde el punto de vista histórico, el más favorable para la propaganda del marismo-leninismo.
Estas son, en líneas generales, las condiciones en que nosotros, propagandistas del marxismo, tenemos que trabajar.

Ya que aquí se han reunido personas que por su especialidad, por su trabajo, están llamadas precisamente a difundir las ideas comunistas entre las masas, quisiera exponer ante ellas cuáles son las formas y los mejores métodos para propagar con mayor eficacia las ideas comunistas entre los obreros, campesino, los intelectuales, y, especialmente, entre la juventud.
La enseñanza del marismo-leninismo y de las ciencias afines es una obra difícil, pero al mismo tiempo muy fecunda, Lenin decía que la doctrina marxista atrae principalmente debido a que, por una parte, es la más científica, y, por otra, es revolucionaria.

La enseñanza del marxismo-leninismo puede realizarse de dos maneras: una creadora y otra, diría yo, abstracta.
¿En qué se diferencia el método creador, método singularmente difícil, del abstracto? La enseñanza abstracta significa coger el libro, señala con una uña “desde aquí hasta aquí”, obligar a leerlo y luego preguntar lo leído a los estudiantes. Este método es el que da menos resultados, tanto en la enseñanza como en la propaganda y agitación. Cuanto más abstracto es el discurso de un propagandista o agitador, cuanto más se alejan sus pensamientos de los objetos concretos, menor es la impresión que produce.
Las personas pueden asimilar la doctrina marxista simplemente de un modo mecánico o bien de un modo consciente, yo diría, orgánico. Nosotros los marxistas, debemos aspirar a que el máximo posible de gente aprenda concienzudamente la doctrina marxista, la comprende y la asimile a fondo.

¿Por qué me detengo aquí en la enseñanza de esta ciencia? Por la sencilla razón de que hoy se considera una tarea extraordinariamente difícil el estudio del marxismo-leninismo en los centros de enseñanza superior.
En cierta ocasión estuve conversando al respecto con un camarada que ocupa un puesto de responsabilidad y le hice la pregunta siguiente: ¿” Qué le parece si hiciéramos facultativa, en vez de obligatoria, esta asignatura? Porque, en realidad, el marxismo-leninismo es la asignatura más interesante y necesaria para todo hombre culto y puede servir de base para las conferencias más amenas. A mi entender, los estudiantes deben volcarse a las aulas donde se enseña esta asignatura”.
Mi interlocutor estuvo pensando un rato y luego me contestó: “Conforme, pero habría que esperar un poco, hasta que dispongamos de más conferenciantes capaces de hacer realmente atractiva esta disciplina para los estudiantes). (Risas). Hasta entonces dudo de que podamos hacerlo, porque en este sentido cojeamos aún”.

Esta conversación evidencia que ante los profesores de marxismo-leninismo se plantea actualmente una ingente tarea: mejorar la enseñanza de esta asignatura, dominar métodos creadores de enseñanza de esta asignatura, una de las más atrayentes.
El marxismo-leninismo es la auténtica ciencia que estudia la sociedad y las leyes de su desarrollo. Claro que, aparentemente, de un modo formal una persona puede aprenderla con rapidez. Pero lo esencial consiste en cómo lo hace.
En cierto sentido el estudio del marxismo-leninismo se parece al de las matemáticas. Estas son una ciencia abstracta, si no la más abstracta. Pero ¿cómo se enseña esta ciencia’ Al principio, los alumnos estudian las reglas y luego se les hace resolver problemas concretos, puramente prácticos. Pues bien, e estudio del marxismo-leninismo también debe ser reforzado con hechos concretos, con ejemplos de la vida real.

Vosotros camaradas, sabéis que algunos profesores de historia, por ejemplo, repiten sencillamente los mismo hechos y fechas, mientras otros aportan en cada conferencia nuevos datos y nuevos hechos, comparan lo viejo con la realidad actual, destacando la diferencia entre el presente y el pasado. Y únicamente si se enfoca as el estudio de la historia puede la gente aficionarse a esta disciplina y profundizar en ella.
El marxismo-leninismo, más que cualquier otra asignatura, exige, permítaseme la expresión, que sus tesis fundamentales sean siempre apoyadas con hechos y problemas concreto. No basta con aprender la doctrina marxista como asignatura; ay que dominar, además, el método, aprender a aplicarlo al enjuiciaría los fenómenos sociales. Quizá esto sea lo más importante. Un hombre puede llegar a conocer la doctrina, asimilar hasta cierto punto el marxismo, pero no saber aplicarlo al analizar los fenómenos sociales. Esto es mucho más difícil. Pero, hablando propiamente, el marxismo es tanto más valioso cuanto mejor sabe aplicar el método marxista a la solución de problemas concretos.
Supongamos que dos estudiantes se presentan a rendir examen. Uno de los expone las fórmulas exactamente como están en el manual, mientras que el otro hace una exposición muy aproximada a la del libro, acertada en esencia, pero no idéntica a la del manual.

¿Qué juicio me formaría yo de uno y de otro? Más confianza me inspirarían los conocimientos del segundo y de ningún modo le pondría una nota inferior a la del primero, que citó de memoria el texto del manual (animación en la sala). ¿Por qué procedería yo así?
Debemos tender a que nuestros estudiantes sepan formular ellos mismo sus pensamientos, a que sepan manejar independientemente su bagaje intelectual, en vez de limitarse a dar citas de los libros; y debemos evitar por todos los medios que sean, como solía expresarse Plejánov, “BIBLIOTECAS VOCADAS”.

Sé por experiencia propia que las formulaciones de los estudiantes regulares suelen ajustarse más al texto que las de los más dotados. Considero que éste es un fenómeno natural, porque los últimos aspiran a comprender y crear. El hecho mismo de que creen, de que aspiren a expresar las ideas marxistas con sus propias palabras, es un gran mérito, y hay que impulsarlos por esta vía. Aplausos.)
¿Por qué digo esto? ¿Por qué abogamos tanto por este método? Por la sencilla razón de que no necesitamos gente que solo conozca la letra del marxismo, que se haya incubado sus tesis únicamente para examinarse, sino hombres que dominen el método marxista y sepan aplicarlo en la vida práctica.
El marxismo es el método de la interpretación científica de los fenómenos sociales. El conocimiento de la marxismo-leninismo es imprescindible para los hombres que trabajan en todas las remas de la actividad política, económica y cultural. ¿Acaso no es importante que un ingeniero, además de dominar bien su especialidad técnica, esté armado de la teoría del socialismo científico? Dotado de estos conocimientos, enfocará cada fenómeno de u modo consciente y acertado. La ciencia marxista no solo permite conocer fenómenos aislados sino formaciones enteras de la sociedad humana.

Basándose en su doctrina, Marx hizo un brillante análisis de la sociedad capitalista. ¿Creéis que si Marx se hubiera limitado a exponer la esencia de su doctrina, sin hacer el análisis de la sociedad capitalista, ocuparía esa doctrina una posición tan elevada como la que ocupa ahora en las ciencias sociales? Pues bien, si Marx no se limitó a la mera doctrina, sino que basándose en ella reveló la esencia de toda una formación, cada profesor, al exponer los fundamentos de la marxismo-leninismo, debe hacer el correspondiente análisis de los fenómenos sociales, de los procesos que se operan hoy en nuestra sociedad. Así es como logrará interesar a la gente. Si el profesor procede al análisis de los fenómenos sociales, su enseñanza tendrá un carácter creador.

Yo también he sido profesor…, profesor de marxismo en un círculo clandestino. Pues bien, a veces, al tratar este o aquel problema, me daba cuenta de que la gente no me entendía bien. Entonces empecé a recurrir al siguiente método: dedicaba quince minutos a la teoría y después entablábamos una charla familiar, analizando determinados fenómenos de la realidad concreta. Y, figuraos, la gente asimilaba fácilmente lo que les decía. Pero si yo hubiese dedicado la hora entera a exponerles fórmulas y más fórmulas, el resultado hubiera sido nulo. Ya veis cuán necesario es que el propagandista recurra a unos u otros métodos para hacer más vivo el estudio y para que los oyentes comprendan mejor lo que expone. Con mayor razón deben obrar los profesores de nuestros centros de enseñanza superior.

En esto consiste la enseñanza creadora.
Naturalmente, esté método didáctico es muy difícil, hay que prepararse para cada conferencia, reunir y estudiar el material necesario. Pero en cambio, este método garantiza la asimilación profunda de los fundamentos del marxismo-leninismo por los estudiantes, consolidando esta asimilación con el análisis de acontecimientos concretos, de hechos concretos. Cuando la enseñanza es abstracta no da tales resultados: el tema se hace desabrido y la gente hasta pierde ganas de estudiarlo, pues no ilustran hechos concretos.
A los estudiantes habría que exigirles, además del conocimiento de las tesis fundamentales del marxismo, que supiesen abordar unos u otros hechos concretos y enjuiciarlos desde el punto de vista marxista-leninista. Si no se puede hacer eso en las conferencias, en todo caso sí puede practicarse ampliamente en las clases de control.

V. Lenin exhortaba siempre a avanzar en el dominio de la teoría marxista. El camarada Stalin nos recuerda constantemente que la teoría es inseparable de la realidad concreta, y que siempre se enriquece, refuerza e ilustra brillantemente cuando se estudian a fondo hechos reales de la vida.
Pues bien, camaradas, me parece que nosotros (también me incluyo, si no entre los profesores y conferenciantes, sí entre los predicadores de la teoría comunista) (aplausos) debemos procurar por todos los medios quelas conferencias de marxismo-leninismo sean por principio, desde el comienzo hasta el fin, revolucionarias y científicas (tened presentes estas dos condiciones: ¡revolucionarias y científicas!) e ilustradas con los más bellos colores con que el hombre es capaz de hacerlo. No olvidéis que la juventud gusta de las cosas presentadas con belleza. Pero si meditamos un poco, veremos que no puede haber nada más bello que las ideas del marxismo-leninismo, pues éstas son las ideas de una creación ilimitada. Y en este terreno se abren ante nosotros las más amplias perspectivas. Pero éstas os imponen una seria labor: la creación. Procurad evitar en todo lo posible el sistema del “desde aquí hasta aquí”.

Pienso que con el esfuerzo común aprovecharemos el estado tan favorable de la mentalidad del pueblo, que he señalado al comienzo, para, en la medida de nuestras posibilidades, arraigar más intensa y profundamente en el cerebro de la clase obrera, del campesinado y de la intelectualidad las ideas del marxismo-leninismo.
Os deseo, camaradas, que dominéis plenamente el método fecundo de la enseñanza y os aseguro que entonces convertiréis los fundamentos del marxismo-leninismo en la asignatura más interesante y atractiva de los programas de nuestros centros de enseñanza superior.
Los obreros y campesinos de nuestro país están dispuestos a entregarlo todo por el Poder soviético.
(Aplausos) Apliquemos, pues, todas nuestras energías para enriquecer e iluminar aún más intensamente a los trabajadores de nuestro país con los ideales del marxismo-leninismo. (Aplausos)

Revista “Propagandist”, núm. 17, de 1945

Comentarios

Entradas populares de este blog

Carta a los Obreros y obreras de Matamoros

Ya casi se cumplen 100 días, memorables para todos nosotros, desde aquel 25 de enero que la clase obrera se levantó en huelga...Por dar respuesta unánime a la opresión patronal, se ha demostrado que en los momentos difíciles aún hay entre nosotros gente que sabe defender los intereses que nos son comunes a todos los obreros, que nuestros patronos “sabelotodo” todavía no han logrado convertirnos en miserables esclavos de su bolsa sin fondo. 
Ante todo, camaradas, es preciso no caer en la trampa que con tanta habilidad nos han tendido estos señores del sindicato, el gobernador Cabeza de Vaca y los grupos empresariales. Ellos piensan de esta manera: 
“Si ya obtuvieron el 20/32, ahora hay que hacerlos sudar lo que nos han hecho perder, que vean en el país que no les será fácil levantarse en huelga, nos dicen que en este momento se ha paralizado la venta de mercancías, de manera que si continúa el trabajo en la fábrica en las mismas condiciones de antes, no nos será posible ob…

Venezuela: Obreras toman la empresa Trasnacional Thomas Greg And Sons y re organizan la producción

En nuestro país existe un proceso democrático burgués con aperturas democráticas, en el cual se ha venido construyendo instancias de participación popular, generando esto condiciones para una elevación de nivel político de las amplias masas populares y de organizaciones revolucionarias. Así como en otros sectores, en el área sindical se han desarrollado luchas trascendentales en cuanto a la toma de empresas, expropiaciones y recuperaciones de entidades de trabajo abandonas por parte del patrono como forma de acelerar la destrucción de aparato productivo y así construir las condiciones para el colapso de la economía. Estas experiencias nos han cualificado para el ejercicio del control del proceso productivo, para su conocimiento, para la toma de decisiones, para su especialización en áreas administrativas, en la vinculación con trabajadores de otras empresas para el establecimiento de las cadenas productivas, espacios propicios para hablar y formar acerca del control obrero revoluciona…

La 4T quiere administrar la prostitución

El 17 de septiembre aprobarán la propuesta de Ley de Trabajadores no asalariados, que pretende regular la prostitución así como planea regular a los vendedores ambulantes en la Ciudad de México.Los diputados y diputadas de Morena, Temístocles Villanueva y la diputada Diana Sánchez Barrios presentaron su propuesta de ley.

Esta ley busca legalizar el sexoservicio, prohíbe los cobros por uso del espacio de la vía pública. Sin embargo, se plantea que las autoridades cobren una tarifa única a las personas que dan servicios sexuales en la ciudad, además, quienes se dediquen a esta actividad deberán obtener una licencia para desempeñar su labor mediante la cual podrán obtener preservativos en cualquier centro de salud, tendrán derecho a un seguro de desempleo por enfermedad, incapacidad o discapacidad.  A pesar de todo, sabemos que estas mujeres y hombres dedicados al servicio sexual no tienen ni tendrán derechos laborales, salario mínimo estandarizado, vivienda propia, prestaciones ni pensión…