Ir al contenido principal

Lucharon por la verdad no están muertos, transforman conciencias


En dos días, el 26 de abril, se cumplen 43 meses desaparecidos los 43 normalistas de Ayotzinapa, verdad absoluta que ningún candidato a la presidencia de México le planteó una salida, mucho menos fue tema para el “debate”, ese que lograría convencernos de que en las urnas se lograrán las grandes transformaciones para nuestro país, acabará la violencia e impunidad. Tema del que son responsables directos el gobierno actual, sus fuerzas armadas y el narcotráfico, el rostro legal de esta alianza y formas de operar lo legitiman los partidos electorales del “Pacto por México” PRI, PAN, PRD, ponen el sello de su traición al pueblo votando y ejecutando el control poblacional vía las reformas estructurales.

24 horas después de que todos los candidatos se declararon ganadores del debate presidencial, sale a la luz la verdad que conmociona, la verdad que pretender convertir en cotidianidad, normalizar y naturalizar, la verdad por la que todos los candidatos solo se lamentan. Los tres jóvenes estudiantes de cine y de periodismo privados de su libertad el pasado 19 de marzo en el municipio de Tonalá, Jalisco: Aceves Gastélum tenía 25 años, Daniel Díaz tenía 20 años, Marco Ávalos tenía 20 años, los tres, fueron asesinados y sus cuerpos disueltos en ácido por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Ellos, como los 109 periodistas asesinados en lo que va de los últimos 17 años en México, descubrieron una parte de la verdad que no conviene decir en pleno año de coyuntura electoral, esa verdad que entre la juventud movería conciencias entre “votar o no votar”, recordando muchos votaron y salieron a las calles en unidad, organizados contra la imposición, a luchar en las calles durante el proceso electoral, el día del resultado, hasta la toma de posesión del gobierno ilegítimo, las escuelas se convirtieron en espacios tomados de donde nacieron los acuerdos para unirse al pueblo contra la imposición de un gobierno neoliberal más; ese es nuestro llamado para este 26 de abril, 1 de mayo, 1 de julio, 1 de diciembre, pues como dijera el periodista y dramaturgo antifascista Bertolt Brecht (1934) “La verdad de nuestra época no basta conocerla, no es todo, pero ignorarla equivale a impedir el descubrimiento de cualquier otra verdad importante- es ésta: Nuestro continente se hunde en la barbarie porque la propiedad privada de los medios de producción se mantiene por la violencia. ¿De qué sirve escribir valientemente que nos hundimos en la barbarie si no se dice claramente por qué? Los que torturan lo hacen por conservar la propiedad privada de los medios de producción. Ciertamente, esta afirmación nos hará perder muchos amigos: todos los que, estigmatizando la tortura, creen que no es indispensable para el mantenimiento de las formas actuales de propiedad.”

En un año de mentiras y promesas vacías, “digamos la verdad sobre las condiciones bárbaras que reinan en nuestro país; así será posible suprimirlas, es decir, cambiar las actuales relaciones de producción". Vamos a las calles con los trabajadores, con el pueblo, con todos los que colaboran en este estado de cosas sin poseer los medios de producción.

¿Te unes? 

¡Por la unidad de la juventud proletaria rumbo al socialismo!
Unión de la Juventud Revolucionaria de México



Comentarios

Entradas populares de este blog

1968-2018 levantemos las banderas del movimiento estudiantil

Contra la militarización de la UNAM y del país

Luego de la balacera del pasado 23  de febrero, la rectoría general de UNAM ha levantado una campaña con el mensaje “no es tu amigo, es un narco”. A la par los medios de comunicación han fortalecido el mensaje de que la universidad está inmersa en un peligroso escenario delictivo; sin embargo los  objetivos de esta campaña no obedecen a los intereses de los estudiantes y mucho menos del pueblo, que con sus impuestos paga la universidad.
El narcotráfico es una importante industria trasnacional de millones de dólares anuales que está inmersa en el sistema capitalista y es una de sus expresiones más descompuestas; en México ha sido financiada y promovida por el imperialismo norteamericano, Estados Unidos es el principal mercado de consumo de drogas, así mismo su política de guerra está dirigida por la industria armamentística que obtiene ganancias millonarias, tanto con la venta de armas al narcotráfico como la venta de estas al gobierno mexicano para el “combate al narco”, a esto se suma…

¡Fuera Graue! ¡Vamos por la democratización de la UNAM!