Ir al contenido principal

La tendencia fascista en Venezuela

Venezuela enfrenta una ofensiva fascista por parte de la derecha más reaccionaria, amparada por los imperialistas. El objetivo es imponer una dictadura de derecha, siendo el fascismo el instrumento que usa la burguesía más extremista para enfrentar el avance de los sectores populares cuando ya no puede ejercer su dominio con las formas tradicionales. Esto sucede en Venezuela actualmente. Las últimas semanas, las fuerzas de choque de la derecha han implementado el terrorismo con carácter fascista muy bien organizado, la población venezolana ha sido sometida por bandas armadas de la “Resistencia Mud” con diferentes acciones violentas que incluyeron asesinatos, robos a comercios, asedios a centros de educación inicial, quema de centros de distribución de alimentos, y extorsión, dejando con ellos un saldo importante de víctimas. Es importante resaltar que estas fuerzas de choque cuentan con una importante participación de elementos lumpen de la sociedad, bandas organizadas de la delincuencia y paramilitares que colocan su arsenal al servicio de la ofensiva de la derecha, a cambio de financiamiento. En Venezuela, la oposición política al gobierno Bolivariano muestra más su verdadera cara y aparecen en ella elementos de fascismo muy claros que amenazan con eliminar (si llegan al poder) las libertades democráticas conquistadas en los últimos años por los trabajadores. Frente a esta terrible coyuntura, los revolucionarios de Venezuela estamos convencidos que la única garantía de triunfo frente a estas acciones es la unidad de los explotados y oprimidos, el trabajo conjunto de los revolucionarios de todos los sectores organizados, obreros, campesinos, estudiantes, mujeres, ecologistas orientados por una concepción ideológica y organizativa popular, avanzando hacia el aplastamiento de los fascistas.

Así mismo, decidimos dar un paso adelante proponiendo al pueblo un programa Revolucionario para la actual coyuntura. 

1-Sustituir el Estado burgués por el Estado Obrero, Campesino y Comunal sobre la base de la Asamblea Nacional del Poder Popular conformada por representantes de Obreros, campesinos y Comunas electos en sus respectivos congresos.
2-Instaurar el Control obrero revolucionario de la producción, procesamiento y distribución por medio de artículos constitucionales que establezcan el derecho de los trabajadores a controlar, organizar y dirigir la producción, en coordinación con la ANPP en todas las unidades de producción que sus propietarios se involucren en acciones terroristas o de boicot.
3-Asumir como tarea urgente la Soberanía alimentaria e industrial mediante la distribución de la tierra y medios de producción entre brigadas de técnicos y productores rurales dispuestos a dedicarse a la producción agrícola en las tierras ociosas o que producen por debajo del promedio nacional del rubro. 
4-Es prioridad del Estado OCC el Desarrollo de la industria pesada y media para lo cual se establecerá un ministerio para el desarrollo de esta rama.
5-Estimulo a la investigación para resolver los principales problemas de la sociedad.
6-Disminución del salario de los altos cargos.
7-Tecnificación de producción campesina y artesanal. 
8-Industrialización de las zonas rurales.
9-Créditos y asistencia técnica para los pequeños y medianos productores.
10-Someter a todos los enemigos de la patria como forma de garantizar la paz y evitar el estado de anarquía a donde quieren llevarnos.

¡Por un estado obrero, campesino y comunal para instaurar el verdadero poder popular!
¡Hacia el estado obrero, campesino y comunal, base de un nuevo modelo de gestión!


Corriente de Jóvenes Antifascistas y Antiimperialistas (CJAA).


Comentarios

Entradas populares de este blog

1968-2018 levantemos las banderas del movimiento estudiantil

¡Fuera Graue! ¡Vamos por la democratización de la UNAM!

M. Benedetti "La cultura del hombre de acción y la creación intelectual"

Por lo pronto, hay numerosas acepciones para el término acción en su correspondencia con la creación intelectual: desde identificarlo con la obra misma del escritor, ya que ésta es su acto de expresar, hasta definirla como la extrema práctica revolucionaria, pasando por una amplia gama de instancias laborales, sociales y políticas. No creo que sea la primera acepción- el mero acto de expresar- lo que hoy movilice o monopolice el tema, pero aún así conviene dejar una brece constancia. En nuestros países suele darle una actitud particular en relación con el intelectual. El hombre de acción, término que a veces se identifica con el de hombre político, en sus relaciones con el intelectual suele oscilar entre una exaltación superficial y una indiferencia casi menospreciativa.  Para el político crudamente conservador, reaccionario, el intelectual y el artista son casi siempre un estorbo, ya que aun en los más prudentes casos, formulan interrogantes de engorrosa respuesta, siembran dudas incóm…