Ir al contenido principal

II Conferencia Nacional de la UJRM. Forjar la nueva generación para el combate

El próximo 2 de Diciembre en el auditorio Emiliano Zapata a de la Universidad Autónoma Chapingo a partir de las 8 de la mañana llevaremos a cabo la Segunda Conferencia Nacional de la UJRM después de su VI congreso. En está militantes y simpatizantes de diferente puntos  del país se darán cita para evaluar el trabajo desarrollado durante todo el 2016 y se proyectará el trabajo hacia el 2017.
Este evento permitirá un balance crítico y autocrítico del trabajo individual y colectivo. Hoy el desarrollo de nuestras filas pasa por el avance  de la ideología revolucionaria en nuestra militancia, cimentada en el estudio del marxismo-leninismo. Somos una escuela de cuadros encargada de forjar entre sus filas aquellos jóvenes que dirigirán los combates del proletariado y los pueblos en los próximos años. Entonces ¿Que características debe tener nuestra militancia? La juventud en nuestras filas debe encontrar de manera gradual  la disciplina consciente, que implica un gran sentido de responsabilidad en el trabajo y en el cumplimiento de las tareas que son definidas colectivamente por las estructuras.  M. Kalinin Destacado dirigente del Partido Comunista de la Unión Soviética señalaba también que durante los años juveniles, el ser humano se siente mucho más inclinado a la amistad y a la ayuda colectiva a los camaradas... Estos sentimientos adquieren una importancia extraordinaria en el combate. La seguridad plena en la firmeza del compañero de al lado eleva considerablemente las cualidades combativas de una unidad. Y el fuego del enemigo no provoca ningún pánico, o, en todo caso, éste es menor. Estos sentimientos unen estrechamente y disciplinan a los combatientes. El compañerismo, la amistad de clase, hay que fomentarlos por todos los medios entre la juventud. Es ésta una de las cualidades más socialistas, imprescindible en todas partes y, en particular, en la lucha de clases.
La juventud debe también desarrollar el ímpetu y la audacia que le caracterizan; y que al ligarse con la planificación, son capaces de vencer cualquier obstáculo o estancamiento en el trabajo, de subvertir cualquier derrota o retroceso; permiten que el militante antes que buscar pretextos, encuentre salidas; las condiciones actuales nos orillan a levantar distintas banderas de lucha y debemos ser capaces de ponernos al frente de las distintas reivindicaciones de la juventud.

Por ultimo requerimos indudablemente militantes agitadores y propagandistas que no se detengan  ante el estado de ánimo de las masas, que por el contrario sean capaces de levantar el ánimo general y orientarlo a la lucha, que pongan en boca de la juventud la necesidad de organizarse.  Es así como debemos Forjar la nueva generación para el combate.  
¡Organizar  el coraje, la rebeldía, la inconformidad y el ánimo de luchar por la revolución!


Comentarios

Entradas populares de este blog

1968-2018 levantemos las banderas del movimiento estudiantil

Contra la militarización de la UNAM y del país

Luego de la balacera del pasado 23  de febrero, la rectoría general de UNAM ha levantado una campaña con el mensaje “no es tu amigo, es un narco”. A la par los medios de comunicación han fortalecido el mensaje de que la universidad está inmersa en un peligroso escenario delictivo; sin embargo los  objetivos de esta campaña no obedecen a los intereses de los estudiantes y mucho menos del pueblo, que con sus impuestos paga la universidad.
El narcotráfico es una importante industria trasnacional de millones de dólares anuales que está inmersa en el sistema capitalista y es una de sus expresiones más descompuestas; en México ha sido financiada y promovida por el imperialismo norteamericano, Estados Unidos es el principal mercado de consumo de drogas, así mismo su política de guerra está dirigida por la industria armamentística que obtiene ganancias millonarias, tanto con la venta de armas al narcotráfico como la venta de estas al gobierno mexicano para el “combate al narco”, a esto se suma…

¡Fuera Graue! ¡Vamos por la democratización de la UNAM!