Unión de la Juventud Revolucionaria de México.

2 de Octubre a construir la Huelga Política General

PORQUE LOS MASACRADOS SERÁN VENGADOS: 2 OCTUBRE DE LUCHA CONTRA LAS REFORMAS ESTRUCTURALES, CONSTRUYAMOS LA HUELGA POLÍTICA GENERAL POR LA CAÍDA DEL RÉGIMEN BURGUÉS.

POR LA CONSTRUCCIÓN DE LA ASAMBLEA NACIONAL DEL PROLETARIADO Y LOS PUEBLOS DE MÉXICO.

Han pasado 46 años del asesinato fascistoide de cientos de jóvenes perpetrado en 1968, resultado del proceso represivo desarrollado por el régimen priísta al servicio del imperialismo norteamericano principalmente, que ante la politización de las masas que se desarrollaba en todo el mundo venía generando una ascenso en la lucha de clases que jalonaba a la juventud a las calles y que debía ser frenado a toda costa. La reivindicación de la memoria histórica y de las luchas del pueblo mexicano sigue como cada año manteniéndose presentes entre estos, prueba de ello son las movilizaciones que cada año se realizan en todo el país el 10 de junio, los 2 de octubre y más recientemente el 13 de septiembre el marco de la represión y repliegue del plantón magisterial popular, los 1 de diciembre por la llamada Batalla de San Lázaro contra la toma de posesión de Peña Nieto, que en el presente empieza también a ser una fecha de referencia y de pelea para las masas, así en el mismo sentido otras fechas a nivel internacional, estatal o gremial son importantes y sacan a las calles al pueblo.
Pero la reivindicación de la memoria histórica y las fechas de movilización no es para limitarse a realizar desfiles o lamentarse por las acciones represivas del estado, son momentos que deben ser analizados con la claridad como producto de la lucha de clases y el materialismo histórico, y que ahora la clase obrera, los campesinos pobres, la juventud y las masas populares deben, con esa óptica, plantearse como desarrollar la lucha contra la burguesía en este periodo.

El 2 de octubre ha dado muestra en los últimos dos años de que la movilización no es solo conmemorativa si no que tiene un contenido político por ello en el 2012 resultado de un proceso de algidez de la juventud durante todo el año con el movimiento #Yo Soy 132 pararon más de 23 escuelas tan solo en el DF, se inició la Huelga en la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas UNICACH, la Huelga de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México UACM, la lucha de las Normales Rurales agremiadas en la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México FECSM por la defensa del Normalismo, entre paros y movilizaciones sobre todo estudiantiles a nivel nacional, como respuesta política a la imposición de Peña Nieto.
En 2013, la movilización del 2 de octubre se desarrolló en el marco de las jornadas nacionales de lucha primero magisteriales y después magisteriales y populares, previo a esta fecha la juventud tuvo una participación decidida en un primer momento el 13 de septiembre en la defensa del plantón de la CNTE, contra el desalojo del zócalo donde varias escuelas de educación media superior y superior pararon sus actividades sumándose a las actividades convocadas por el magisterio democrático, así como en los días posteriores a esta fecha donde más de 14 escuelas se fueron a paro en el DF y a esto se sumaron paros en los estados de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas y que en algunos casos se repitieron en el marco de las movilizaciones del 2 de octubre de este año con la consigna central de ¡abajo las reformas estructurales! Y en apoyo a la CNTE. 

En este 2014 a pesar de que no exista la misma algidez de los 2 años anteriores es claro que todos los días en nuestro país crece la inconformidad y la indignación sobre las condiciones materiales en que vivimos la gran mayoría del pueblo, esta inconformidad se expresa de diversas maneras, desde las mínimas acciones de protesta como ATENCO, como las marchas que se incrementan en la capital, el plantón magisterial en el monumento a la revolución, la huelga de hambre, las paradas informativas, las asambleas comunitarias; otras acciones que van incrementando de tono, tales como, el bloqueo carretero en Puebla, la toma de edificios gubernamentales en Oaxaca, la huelga que se prepara para el 2015; hasta llegar a las que abiertamente desafían al régimen político y económico del país, como la lucha armada, el sistema de seguridad y justicia comunitaria, la autodefensa armada, el ejercicio del poder soviético o de masas en pequeños puntos del país.

El obrero más sencillo comprende con toda perfección que las reformas estructurales, los programas asistenciales de Enrique Peña Nieto (EPN), las leyes que los senadores y diputados aprueban, no son para mejorar sus condiciones de trabajo; el campesino pobre y el indígena saben, que para el campo mexicano no es nada alentador el futuro marcado por la entrega de alrededor del 30% del territorio mexicano a las empresas mineras, y otro tanto será para las empresas petroleras y de electricidad que, como ya se ha visto, además de llevarse las riquezas naturales que guardan los campos de México, irrumpen violentamente en lo que hasta ahora había sido una vida comunitaria con desarrollo armónico entre los pueblos y la naturaleza. Las comunidades indígenas, las colonias y barrios populares de las grandes urbes, están sumergidas en la zozobra, el terror, la violencia y la muerte, con la irrupción de la delincuencia y el narcotráfico, auspiciados por todos los niveles de gobierno, asociados con elementos de todos los cuerpos policiacos y militares, con todos ellos han chupado la sangre de alrededor de 300 mil hombres y mujeres de todo el territorio nacional en menos de 10 años, y cerca de 50 mil desaparecidos.

El número de desocupados que engruesan los cinturones de miseria de las grandes ciudades, donde habitan millones y millones de pobres, para quienes no hay un solo día en que tengan asegurado su alimento o su techo, aunado a ello, los megaproyectos urbanísticos, como monstruos, devoran instantáneamente toda posible esperanza de los citadinos, para gozar de luz, agua potable, drenaje, alumbrado, transporte público barato y los servicios más elementales para hacer llevadera la vida en los barrios y colonias de las grandes ciudades.

El pequeño empresario y el pequeño comerciante, también miran aterrados cómo la reforma hacendaria es una mordida fatal, que la oligarquía financiera y sus monopolios le clavan en el cuello de la pequeña y mediana burguesía, devorándose así, toda la esperanza representada en su pequeño o mediano negocio que logró levantar a lo largo de generaciones enteras, su ruina y bancarrota se acerca más con cada medida del régimen de la oligarquía, por eso, vemos que poco a poco este sector en proceso de ruina se va incorporando a la lucha.

El estudiante tiene poca garantía de concluir sus estudios por las condiciones económicas que golpean en los hogares proletarios en todos los sentidos y a esto se suma la falta de oportunidades para acceder a la educación, así como la elevación de cuotas en las universidades.

Es precisamente en estas condiciones en las que están sumergidos los 31.4 millones de jóvenes que viven en este país y que forma parte de cada uno de los sectores antes descritos. Por lo anterior hay dos tareas fundamentales que deben cumplir los diferentes sectores organizados, una es la necesidad de elevar las formas de organización, construir la Unidad, es decir el Frente Único, que aglutine a todas y cada una de las luchas que hay a nivel nacional con el pueblo organizado y no organizado, dotada de contenido asambleario que busque el ejercer el poder en cada barrio, escuela fabrica o comunidad, y apunte hacia el objetivo estratégico que es la necesidad de tirar el régimen y sus reformas estructurales, por esto el Frente Único debe expresarse como una Asamblea Nacional del Proletariado y los Pueblos de México como una forma de organización que garantice tanto la centralización del proceso como la discusión más amplia y democrática.
En este sentido a la juventud le corresponde desarrollar el proceso de Unidad, jalonar a los diferentes sectores de la juventud a sumarse al movimiento popular, para ello debe fortalecer sus lazos unitarios, es por esto que junto con otras organizaciones desde la Unión de la Juventud Revolucionaria de México hemos venido construyendo los Campamentos locales, Nacionales e internacionales de la Juventud Antifascista y Antiimperialista como espacios que ayuden a consolidar la unidad de la juventud y que deberán adquirir mayor perspectiva organizativa y programática para que la juventud salga a las calles y se integre al proceso de lucha.




El sector estudiantil debe construir la Organización Nacional de Estudiantes. Esta tarea es una necesidad inmediata de los estudiantes que no puede detenerse 10 años más a que maduren las condiciones ideológicas de un sector tan dinámico como es el estudiantil, la realidad material es que el proceso de privatización de la educación después de la Huelga de la UNAM en 1999 ha avanzado de manera velada, pero la voracidad de las empresas expresada en los resultados de las reformas neoliberales en general y la reforma educativa en particular muestran que no están dispuestas a detenerse o esperar para abrir una ofensiva descarada contra la educación pública media superior y superior, es una segunda etapa de la reforma educativa y buscará desaparecer más derechos que el pueblo de México ha conquistado.

Los contingentes fundamentales que deben unificarse en una Organización Nacional Estudiantil, son por un lado el de los estudiantes normalistas, que ahora vivirán directamente los resultados de la reforma educativa, donde todos los derechos laborales que antes garantizaba la docencia habrán desaparecido, sector que en procesos como el de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México FECSM, las Coordinadoras de Normalistas que construyen en varios estados entre otros tienen una importante experiencia organizativa y de lucha que deben transmitir hacia el estudiantado de todo el país. Por otro lado están los contingentes de las universidades públicas que en algunos casos han sido históricamente bastiones de la lucha estudiantil y otros han empezado a forjar su historia en el último periodo, Universidad Autónoma Chapingo, Universidad Nacional Autónoma de México, Universidad Autónoma Metropolitana, Instituto Politécnico Nacional, Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Universidad Benito Juárez de Oaxaca, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, por mencionar algunas que han sido capaces de desarrollar formas de lucha importantes, no solo en el aspecto gremial si no también político, como los paros huelgas y tomas pero que han mantenido una dinámica espontánea, sin perspectiva organizativa

Un tercer contingente importante es el de las escuelas técnicas, que han surgido por todo el país encuadradas al cien por ciento en el modelo universidad-empresa, diseñadas para ofrecer mano de obra barata y que ahora aglutinan a una gran cantidad de jóvenes provenientes de sectores proletarios y campesinos, que tienen un gran número de demandas gremiales, por último y no menos importante esta la necesidad de integrar a los jóvenes de educación secundaria y preparatoria, que pueden ser un semillero que le puede dar continuidad a la construcción de la Organización Nacional estudiantil, juventud que a pesar de su corta edad a dado batallas importantes, no solo gremiales si no también se ha integrado al movimiento popular.

Con lo anterior queremos decir que la Federación debe tener la capacidad de aglutinar a todo el sector estudiantil para hacer frente tanto a la privatización de la educación como proyectar la lucha por la caída del régimen y sus reformas estructurales. Con esta perspectiva y parte de su ruta política y organizativa: la CNTE ha venido asumiendo la tarea de contribuir a construir este proceso estudiantil al cual ya se han venido integrando diferentes contingentes de estudiantes a nivel nacional que han llevado a cabo el pre-congreso nacional estudiantil y acordado desarrollar el congreso constitutivo de la Organización Nacional Estudiantil este 30 de noviembre en la UNAM, por esta necesidad fundamental desde la UJRM hemos puesto en marcha todas nuestras fuerzas para poder contribuir a la realización de un exitoso congreso nacional estudiantil, porque esto contribuirá también al proceso de construcción del Frente Único y la elevación de las formas de organización.

La segunda tarea fundamental para este periodo es elevar las formas de lucha. En correspondencia con la elevación de las formas de organización está el elevar la forma de lucha y esto es el organizar la Huelga Política General que es la expresión más avanzada de lucha que podemos desarrollar en estos momento cuyo objetivo fundamental es frenar la producción y circulación de mercancías, poniendo en jaque a la burguesía y afirmamos así porque las experiencias recientes nos han señalado que las acciones generalizadas de masas son las únicas que han remontado la perspectiva de la lucha de clases del proletariado y las masas populares.
Valgan algunos ejemplos: la victoria del FPDT contra la construcción del aeropuerto; la victoria de la insurrección zapatista contra el régimen racista y de explotación caciquil-finquero que ha abierto paso a la construcción de mejores condiciones de vida a través de los caracoles y las Juntas de Buen Gobierno; la victoria de la insurrección-huelga general de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca contra el régimen priista de Ulises Ruiz Ortiz; la victoria del CGH-UNAM en defensa de la educación pública; ¡Toda la Jornada Nacional de Lucha encabezada por la CNTE durante TODO EL AÑO DE 2013! Toda esta experiencia, toda esta historia de lucha de clases, nos dicen, nos enseñan, nos invitan y convocan a aceptar que, SI LA CONSTRUIMOS PLANIFICADA Y COLECTIVAMENTE, la Huelga Política General será un éxito y una victoria de todo nuestro pueblo que cambiará radicalmente la correlación de fuerzas a favor del proletariado, los campesinos, la juventud y las amplias masas populares. 
Ahora en diferentes espacios unitarios del país estamos construyendo ya una ruta hacia la Huelga Política general, que de acuerdo a los escenarios, político, económicos y sociales que se avecinan se debe construir para los primeros meses del 2015 y en esta ruta esta ya el consolidar todos los esfuerzos sectoriales tales como el Campamento Nacional de la Juventud Antifascista y Antiimperialista, el Congreso Nacional Estudiantil y como UJRM tendremos también nuestro sexto Congreso Nacional Ordinario que iniciara el 29 de noviembre en la Facultad de Economía de la UNAM y que para nosotros representa la culminación de un periodo con objetivos claros en torno a consolidar la organización de la juventud revolucionaria, dispuesta a construir la revolución proletaria, el socialismo y el comunismo, como única salida a la ruina del capitalismo, a la explotación del hombre por el hombre, al régimen de la propiedad privada, y estamos claros que el consolidarnos como organización forma parte no solo de nuestras tareas si no contribuye al conjunto de la lucha popular fortaleciéndola y generalizando su experiencia, por ello hacemos el llamado a la juventud consiente a engrosar las filas de la Joven Guardia del Proletariado Mexicano, a contribuir a la Unidad de todo el pueblo y a construir la Huelga política general.

Combativamente

Comité Central de la Unión de la Juventud Revolucionaria de México-Frente Popular Revolucionario

0 comentarios:

Publicar un comentario