Ir al contenido principal

La ley Sopa, un paso más del imperialismo.

Mucho se ha hablado últimamente sobre esta iniciativa “Stop Online Piracy Act” (Acta de cese a la piratería en línea) presentada por Lamar S. Smith en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos la cual está orientada de acuerdo a sus defensores a combatir la piratería en Internet. Sin embargo el alcance de esta ley va mucho más allá al dar autoridad a Agencias Estadounidenses para congelar ingresos de ciertos sitios webs, a obligar a los proveedores de servicios de Internet a bloquear el acceso a esos sitios e incluso podrán suspender dichas webs así como sus dominios.

Esta iniciativa y otras similares son medidas que los grandes monopolios internacionales imponen, generando mayor control en cuanto al espionaje de organizaciones o grupos subversivos así como del pueblo en general, afectando la libertad de expresión, restringiendo el uso y distribución de información, etc. Sitios como Facebook son permanentemente vigilados por agencias de espionaje principalmente norteamericanas como la CIA y esto ya se ha notado inclusive con empresas q tienen una menor capacidad de injerencia, tal es el caso de censura que sufrió recientemente Megaupload espacio de internet que almacenaba una elevada cantidad de información de uso libre que fue fulminantemente cerrado y varias personas fueron detenidas.

Aunque ya se habían registrado este tipo de actos cabe mencionar que un día antes de de este suceso varios sitios de gran importancia en Internet realizaron un cierre temporal en protesta a esta ley S.O.P.A. tal es el caso de: Wikipedia (su sitio en ingles), Reddit y muchos otros sitios también en otros periodos.

Las acciones como el cierre de Megaupload han valido la acción de muchas personas incluyendo el grupo “hacktivista” Anonymous que tomo represalias bloqueando las páginas del Departamento de justicia de los Estados Unidos, la pagina del FBI, etc. También publicaron datos privados del director del FBI y links para descargar la discografía a cargo de la compañía Sony.

Y aunque este tipo de acciones sin duda tienen un importante impacto mediático quedan solo en un activismo vía Internet, sin dotársele a esas acciones un carácter revolucionario y sin estar ligadas de manera inherente a la lucha de masas que trascienda de la mención de tal o cual acción y ayude a desembocar en resultados reales y tangibles en la sociedad y su entorno, en formas más elevadas de organización y lucha.

Mucho se ha hablado de esta ley que aunque en estos momentos se encuentra “congelada” no cabe duda de que leyes de este tipo se seguirán aprobando. Aquí en México hay una misma tendencia a que se presente su símil de la Ley Sopa y otras iniciativas que incluso ya vienen encaminadas con la ley de Seguridad Nacional, dentro del proceso de fascistización que en todos los rubros se viene acentuando.

Pero este elemento está inmerso en la lucha de clases, por eso es necesario para los revolucionarios conocerlo, utilizarlo y desarrollarlo, este medio de comunicación que es la internet es una herramienta que ha mostrado su utilidad con iniciativas como Indymedia que funge como una red internacional de medios independientes. En manos del movimiento social es un útil elemento que puede contribuir para la organización y la lucha revolucionaria, principalmente para la prensa revolucionaria como medio libre para compartir y difundir información, medio de agitación, incluso como medio de organización.

Comentarios

Entradas populares de este blog

1968-2018 levantemos las banderas del movimiento estudiantil

¡Fuera Graue! ¡Vamos por la democratización de la UNAM!

M. Benedetti "La cultura del hombre de acción y la creación intelectual"

Por lo pronto, hay numerosas acepciones para el término acción en su correspondencia con la creación intelectual: desde identificarlo con la obra misma del escritor, ya que ésta es su acto de expresar, hasta definirla como la extrema práctica revolucionaria, pasando por una amplia gama de instancias laborales, sociales y políticas. No creo que sea la primera acepción- el mero acto de expresar- lo que hoy movilice o monopolice el tema, pero aún así conviene dejar una brece constancia. En nuestros países suele darle una actitud particular en relación con el intelectual. El hombre de acción, término que a veces se identifica con el de hombre político, en sus relaciones con el intelectual suele oscilar entre una exaltación superficial y una indiferencia casi menospreciativa.  Para el político crudamente conservador, reaccionario, el intelectual y el artista son casi siempre un estorbo, ya que aun en los más prudentes casos, formulan interrogantes de engorrosa respuesta, siembran dudas incóm…